Tarediâr Vientovil

El verdadero significado (Cap. II)

El Sendero del Alzado

Todo se encontraba envuelto por las llamas. Tarediâr observaba desde fuera como su hogar caía destruido por el fuego, paralizado y sin poder aislar los gritos de su madre. Una fuerte agonía invadía su ser hasta el punto de dejarle sin respiración.

– Tarediâr… – escuchaba en la lejanía

Lo escuchaba pero lo ignoraba, su mirada no podía apartarse de su figura materna envuelta por las llamas, intentando alcanzar a su hijo con la mano.

– Tarediâr… – volvió a escuchar, ahora con más insistencia.

Todo lo que veían sus ojos desapareció al instante y tornó en algo más agradable, la mujer que le había ayudado.

– Maelyn Hojaluz: Tranquilo, ha sido solo un sueño – le decía mientras acurrucaba a Tarediâr entre sus brazos – estoy aquí, todo está bien.

Él no pudo evitar romper a llorar tras recordar una noche más la muerte de sus padres.

– Maelyn…

Ver la entrada original 837 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s