Magias de Azeroth

Reglas y normas polimorfas

Reglas y normas polimorfas

Las transformaciones de una especie a otra son práctica con mayor potencial de abuso y desastres, y el origen de gran número de reclamaciones al Kirin Tor. El estudio polimórfico ha sido objeto de numerosas investigaciones y, durante años, se ha amenazado con eliminarlo. Sin embargo, ha sido recientemente cuando estas tribulaciones han aumentado exponencialmente. Para que este hechizo siga estando autorizado, hay que imponer ciertas normas para frenar en creciente número de tragedias que se han cobrado sus usuarios más temerarios.401052

REGLA nº1: No conviertas una criatura de inteligencia menor en otra de inteligencia superior.

Las funciones cerebrales rara vez se modifican con la Polimorfia, pero pueden darse casos. No es aconsejable que criaturas voraces como serpientes y lobos vean combinados sus instintos depredadores con el intelecto humano. Nos sentimos obligados a citar el desastre 12651-b de Demandas menores, llamado: “Bartholomew: el oso armado.”

REGLA nº2: Elige a criaturas sencillas para la Polimorfia. Muchos discípulos de magos poco aconsejables autorizan estudios polimórficos de animales exóticos, pero, en un esfuerzo desesperado por disminuir el número de reclamaciones al Kirin Tor, desaconsejamos este tipo de criaturas. Las ovejas resultan muy recomendables para cualquier situación, pero también hay otras bestias comunes autorizadas (en el último número de la Revista mensual del Kirin Tor encontrarás una lista actualizada). Usar la Polimorfia para convertirse en criatura como mocos, etéreos, silítidos y, peor aún, dragonantes, conlleva duras penalizaciones. Lo que nos lleva al siguiente punto…

REGLA nº3: Los resultados de polimorfias inapropiadas se erradicarán de forma oportuna y DISCRETA. La población general no tiene por qué ser testigo de las horrendas abominaciones de magos chapuceros. Puede darse accidentes, y así lo entiende el Kirin Tor. Sin embargo, mostrar públicamente a criaturas como lobos-ballena, mur-elfos, huargen anfibios, mocos voladores, grifo-hipo-vermis, conejos qiraji y el infame “cubo de cuadros azules” ensucia nuestro buen nombre.

REGLA nº4: No se debe usar la Polimorfia para convertir a una criatura en otra más poderosa. Aunque parece de sentido común, nos vemos obligados a citar el caso 8761-e, de Demandas de gravedad media, llamado: “Mago John Quint: un ciervo licuado convertido en un gigante fundido en estado violento.”

REGLA nº5: No se debe usar la Polimorfia sobre nada que esté en proceso de atravesar un portal. No solo por no causar explosiones, sino porque, además, viene contemplado en “Portales con sensatez: un compendio sobre el uso adecuado de portales.”

REGLA nº6: ¡No uses la Polimorfia sobre objetos inanimados! Es increíble que el Kirin Tor esté recibiendo informes sobre este tipo de casos, pero un acto de este nivel de atrocidad propició el desarrollo del caso 1-a de Demandas de extrema gravedad, llamado: “Mi reino por un caballo: ciento cincuenta razones para no transformar un reino en un caballo.”

<Continúa durante cientos de páginas> FIN

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s