Historia de Azeroth

Las Guerras Trol, parte I: El Asedio de Quel’thalas

2.800 AÑOS ANTES DEL PORTAL OSCURO

Milenios después de su derrota a manos de los altos elfos, los trols Amani planearon su venganza desde la ciudad-templo de Zul’Aman. Sin embargo, aun siendo fieros guerreros, carecía de un líder fuerte que los condujera a la victoria. Además, los conflictos internos amenazaban con desgarrar la tribu desde dentro. Afortunadamente, su suerte cambió cuando recibieron ayuda de la venerada tribu Zandalar.

Los Zandalar se veían a sí mismos como los protectores y líderes espirituales de los trols. Estaban ansiosos por fortalecer las sociedades trols de todo Azeroth, muchas de las cuales languidecían desde el Gran Hendimiento. Los Zandalari también sufrieron por la catástrofe: su antaño glorioso hogar, Zandalar, había sido engullido por el mar, que solo dejó una pequeña isla en su lugar.mapa

Los Zandalari veían en los Amani una oportunidad de revitalizar la que antaño fue una de las tribus más poderosas de su raza y reestablecer el dominio de los trols sobre los Reinos del Este. Derrotar a los altos elfos no sería tarea fácil, pero los Zandalari confiaban en sus posibilidades de victoria. Quel’Thalas no era tan poderosa como el antiguo Imperio de los elfos de la noche que diezmó a los trols en el pasado. Además, los Zandalari llevaban milenios perfeccionando sus artes vudú.

Un grupo de sabios emisarios Zandalari viajó desde su isla a Zul’Aman. Una vez allí, prometieron ayuda a los Amani a prepararse para la guerra. Además, se asegurarían de que los semidioses loa ayudarían a los trols en la batalla. Para zanjar la crisis de liderazgo, los Zandalari snombraron lider de la tribu a Jintha, uno de los guerreros más poderosos de los Amani.

Pequeñas partidas de guerra Amani emergieron de los bosques para atacar las fronteras de Quel’Thalas, con la intención de evaluar las fuerzas de los altos elfos. Los astutos trols procuraban siempre ocultar sus verdaderos efectivos y, tras varias escaramuzas existosas, los Amani decidieron que era la hora de declarar una guerra abierta.

Sin previ aviso, decenas de miles de guerreros trol surgieron de los sombríos bosques. Monstruosos semidiosas loa marchaban con ellos, imbuyendo a los guerreros con una fuerza sobrenatural. Los altos elfos lucharon a la desesperada por contener a sus enemigos, pero se vieron obligados a ceder terreno. Con una rapidez y ferocidad asombrosas, los Amani arrasaron los territorios de Quel’Thalas.

Desde Zul’Aman, los emisarios Zandalari contemplaban satisfechos el proceder de la guerra. Incluso los elfos y sus increíbles artes arcanas eran incapaces de resistir el poder de los Amani, que era el poder de la raza trol.

La victoria final era solo cuestión de tiempo.

(Parte II click aquí)

Ref: Crónicas Volumen 1: pag. 129

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s